Mabel y Carlos

Hacía muchos años que no paseaba por las Tablas de Daimiel. Hacía tanto, que apenas recordaba esos tonos dorados del atardecer.

Fue una tarde especial, además de por la fantástica sesión que me permitieron hacer Mabel  y Carlos, por el reencuentro que tuvimos las Tablas y yo. No las recordaba tan bonitas. No estaban tan increibles la última vez que fui. Pero esa tarde sí que lo estaban. Sí que dieron lo mejor de sí para nosotros. Sí que mereció la pena.

Y para muestra, un botón.

VIF_2512 VIF_2514 VIF_2530 VIF_2541 VIF_2541-2 VIF_2543 VIF_2574 VIF_2579 VIF_2580 VIF_2581-2 VIF_2584 VIF_2586 VIF_2586-2 VIF_2590 VIF_2595 VIF_2597 VIF_2602 VIF_2608 VIF_2617 VIF_2622 VIF_2625 VIF_2631 VIF_2638 VIF_2653 VIF_2654 VIF_2657 VIF_2660

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *