Así soy yo

yo pequeña para web

 

Con apenas 8 años les dije a mis padres que de mayor quería ser profesora de piano. En realidad no tengo muy claro por qué se lo dije. Pero lo cierto es que ellos, en un alarde de confianza, me apoyaron en esa, entonces elección, con el sacrificio que conllevaba para toda la familia. Hoy, muchos años después, puedo sentirme plenamente orgullosa de haberlo conseguido, no sin esfuerzo.

A veces, además de pianista, y cuando mi garganta y mis pequeños me lo permiten, me gusta cantar. Son muchos años entre voces maravillosas que me han acompañado en numerosos coros y pequeños grupos vocales. Así que podría decir también, que en cierto modo, soy aficionada a cantar.

Pero claro, los que me conocen saben que eso no es suficiente para mí. Los retos siempre han sido un aliciente en mi vida y no suelo parar hasta conseguirlos. Por eso cuando hace muchos, muchos años, pensé en comprar una cámara Polaroid (de esas tan chulas que revelaban la foto al momento con solo meterla en un bolsillo durante unos minutos) y las circunstancias no me lo permitían, me sentí un poco incompleta.

Años (muchos) después, conocí a la persona que hoy es uno de los tres pilares de mi vida. Y gracias a su locura, se cumplió uno de mis sueños. Fue el mejor regalo que nunca me han hecho (ni seguramente me harán). Y esa réflex Olympus, que sigo usando claro, y con la que estoy encantada me enseñó muchas cosas.

Ahora las dos (“mi chica” y yo) trabajamos también de la mano de una Nikon todo terreno a la que todavía me falta por conocer a fondo. Y cada día aprendo, me enseñan, me retan, me enfadan, me relajan… y sobre todo me muestran que hay muchas formas de ver el mundo. ¿Me acompañas a mostrártelo?

Gracias por tu tiempo. Gracias por estar. Gracias por esta oportunidad.

Espero que volvamos a vernos.

Besos, abrazos, caricias. Cada cual que elija.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Porque la vida es demasiado corta para dejar pasar los momentos…